jueves, 28 de mayo de 2009

Galería de recuerdos (I)

Al borde de la cuarentena, no por aislamiento preventivo si no por dni, intentaré dedicar los viernes a bucear en mi memoria a la búsqueda de sensaciones de mi infancia y juventud en forma de imágenes, olores, sonidos. ¡Ahí va el primero!

Me acuerdo perfectamente de mi pizarra, de los pizarrines con los que escribía y que gastaba a un ritmo que mis padres no podían entender: "¿los acabas de comprar y ya los tienes así de pequeños?". Recuerdo perfectamente ir a comprarlos a la antigua librería Horna, aquel mostrador que me parecía altísimo y todas esas estanterías repletas de cosas, de libros. Todavía soy capaz de imaginar aquella escena y de ponerle cara al dueño. Es más, puedo rememorar también la textura de los pizarrines, el ruido que hacían al escribir sobre la pizarra. Todavía persiste en mi cabeza la imagen de la jabonera blanca de rayas con una esponja amarilla dentro con la que limpiábamos la pizarra cuando habíamos terminado nuestras tareas.

El colegio público "Jacinto Benavente", la clase de párvulos, mi maestra "María Antonia" a la que tanto le debo pues nos enseñó desde bien pequeños a ser responsables y a la que nos gustaba visitar de más mayores. Eso le hacía inmensamente feliz pues podía comprobar, de primera mano, que aquellos chicos de 3 y 4 años que habían pasado por su clase íbamos creciendo sin torcernos.

Cuando la profesora faltaba alguna vez, alumnas más mayores venían a cuidarnos y, algunas veces coincidía que eran mis hermanas y yo, en ese momento, me sentía el chico más importante del mundo. Nos metíamos debajo de los pupitres a comer el bocadillo. Vestíamos bombachos y teníamos las piernas llenas de moratones. No dábamos tregua a los babis pues casi todos los días debían ser remendados por nuestras madres. Hoy un siete, mañana un bolsillo, todos los días algún botón...

Y a ustedes, ¿también esa pizarra les trae recuerdos?

3 comentarios:

Descubre Irlanda/Vive lEmpereur! dijo...

¡Bienvenido/a lector/a! Esta aventura por recorrer el Mundo de la mano del Emperador Napoleón Bonaparte (1769-1821) nació el 30 de Abril 2009, día en el que además, Napoleón vendió Luisiana a los Estados Unidos por 80 millones de francos.

Vive l'Empereur!
http://vivelempereur.blogspot.com/

Amiga Atlántica dijo...

Hola Naúfrago,
Yo la verdad es que ya aprendía a escribir en papel, no pillé estas pizarritas, y menos mal porque el polvo de la tiza me da alergia...
Sin embargo, recuerdo aquellos cuadernillos de Rubio de caligrafía que nos hacían escribir las monjas todas las mañanas antes de empezar con las diferentes asignaturas.
A mí no me gustaba nada de nada eso de la caligrafía, y es ahora de mayor que me doy cuenta de su importancia... y que le agradezco a las monjas su tenacidad para que tuviésemos una buena letra.
Qué agradable leer una carta bien escrita, un cuaderno, una nota, verdad?
Un cordial saludo desde Vigo

Náufrago dijo...

Mar, me alegra comprobar que esta pequeña pizarra también te haya ayudado a recordar aquellos importantes días de colegio.

Un matiz, para escribir en estas pizarras no se utilizaban tizas, si no unos pequeños lapiceros también de pizarra y a los que yo llamaba pizarrines

En cuanto a la caligrafía, es verdad que antes se cuidaba más, nuestros abuelos y padres podrían saber sólo cuatro cosas pero tenían una letra que daba gusto leer.

En mi caso, como en el de muchos, el tiempo y los apuntes son los causantes de mi mala letra actual, que aunque no llegue a la categoría de "letra de médicos" agradeceréis al teclado no tener que leer.